Recortes en el agua

09 octubre 2006

Dignidad y reparto de nuestra carga

No siempre las cosas están en nuestras manos, y sólo hablando con quienes tenemos más cerca podemos comprenderlo. A quién tenemos cerca? A quien es nuestro amigo o sentimos como un alter ego. No siempre, pero a veces puede tratarse de un familiar, un amigo-a, un compañero-a, un vecino-a, la pareja, una antigua pareja...
"Otra persona" a veces puede dar otra visión, otro concepto, otra idea, otra forma, otro camino que quizá y sólo digo quizá, puede ser mejor, nuevo y positivo. Pero siempre será un resorte para repartir una carga, aunque sólo se transporte el conocimiento de la situación, ya es un reparto... A veces no te ayudan llevando una gran bolsa que tú acarreas, pero con llevar las llaves de la puerta para abrirla, dado que el otro tiene las manos libres... El reparto de la carga no tiene porqué tratarse de hacer una mitad o distribuir esto tú esto yo, sino de abrir la tapa del contenedor, el maletero del coche, la puerta del frigorífico...
En nuestra vida hay muchas puertas cerradas y muchas se abren cuando se "reparte la carga", la dignidad está en la humildad de reconocer que solos no podemos.

1 Comentarios:

Anonymous *P dice...

Quizás no sea de apoyo la presencia que necesito. Preciso más aún, saber que está ahí, cerca de mí, (y no digo en la proximidad física). Sentir a esa persona , sentirla en mi interior, viva.

Salía hace un par de semanas de ikea, llovía, el coche fuera y entre el carro cuesta abajo, el agua en los pies no podía ni frenar el carro ni cargar el coche con la compra voluminosa. Una persona que pasaba, sin pedirselo, me dijo: suelto lo que llevo en el cohe y vengo a ayudarle.

Los semejantes caminan a mi lado y yo al suyo.

4:51 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home