Recortes en el agua

30 agosto 2006

Echar de menos a quien está cerca

No veo a mis primos tanto como me gustaría, no sé de ellos durante largos periodos, aunque vivamos casi todos en Sevilla y provincia. Aunque haya noticias que viajan a través de la familia -embarazos, salud, viajes, trabajo...- es una pena verse y poder hablar sólo en festividades como Navidad, onomásticas, cumpleaños...
Hacer unas compras, tomar un helado, ir al parque del Alamillo el domingo, jugar a padel, ir al cine... ¿por qué nos cuesta tanto dar una llamada para hacer juntos cosas que de todos modos hacemos?
Hoy me ha escrito bien temprano un mensaje mi prima Ana y me apetece mucho verla, y a su hermano, que desde que se casó en octubre el año pasado me lo encontré una vez por la calle, y quedamos en vernos...
Y lo mismo ocurre con los amigos, los hermanos...
No hay que dejar toda una tarde, ni todo un día, ni buscar un hueco...sólo ver si se puede compartir algo que de todos modos haces... No hay que echar de menos a quien está cerca...

1 Comentarios:

Anonymous P* dice...

Echo de menos a quien está cerca y no me comunico con él. A veces echo de menos hasta a mi mismo por no comunicarme conmigo.
En más de una ocasión me ha ocurrido, saludar a un amigo de la infancia, en Córdoba, que vive aquí al igual que yo.
¿No tenemos tiempo de vernos? ... ¿Ni a nosotros mismos?
Cualquier día me veo por la calle y ni me reconozco.

9:16 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home