Recortes en el agua

25 agosto 2006

Cantabria, mi alma dulce

Andalucía es mi alma, con todas sus provincias, capitales y pueblos, soy andaluza de nacimiento y vida. Y junto a mi alma, tengo mi alma dulce en Cantabria.

Estuve una semana de vacaciones en esta región del norte de la Península, en un pueblo llamado Sel de la Carrera, cerca del Puerto del Escudo (1.011 m), pegadito a Burgos. Aquí se ve el pueblo desde el camino a Urdiales, uno de sus barrios.

La familia de mis abuelos maternos es de origen cántabro y cuando viajo allí siento que mi alma se vuelve dulce y entrañable. No sé qué palabra utilizar para definir este sentimiento, sólo se me ocurre una canción de Jamiroquai que se titula Corner of the Earth (Rincón del Mundo), que escucho siempre que llego al pueblo. Y siempre que la escucho en otro lugar revivo mis ratos allí, tan viatles para mí.

Creo que todos tenemos un alma de origen y vida, y un alma dulce en algún otro sitio, sólo que necesitamos la suerte de reconocerlo cuando encontramos ese lugar. ¿Vosotros sabéis también dónde está vuestra alma dulce?

1 Comentarios:

Anonymous P* dice...

Puede ser un sitio o varios; no muchos, si algunos. Es ese lugar en el que te sientes bien, sin necesidad de llenarlo de las cosas que superficialmente creemos importantes. Es un lugar que emana energía, con la que estamos en sintonía. Puede, ese lugar ser un olor, un aroma o un plato de comida. Es un lugar de energía donde me encuentro bien y de ella bebo.

2:50 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home